Input your search keywords and press "Enter".
mayo 3, 2019

Iztac, un restaurante mexicano de alta cocina

Si hace poco os hablaba de Mex&Co como uno de los restaurantes que rechaza el concepto “tacos y nachos” como definición de la gastronomía mexicana, es porque todavía no conocía a su hermano pequeño, Iztac. Iztac está situado allí donde nació México Lindo, el primer restaurante mexicano de Madrid, exactamente en la Plaza de República de Ecuador, donde cruzan Serrano y Príncipe de Vergara y desde junio del año pasado nos acerca a la capital la mejor gastronomía de uno de los países más alegres y vivos del mundo: México.

Toda leyenda acaba inspirando

La decoración del local es espectacular, nada que ver con el típico restaurante mexicano en Madrid. Está ambientada en la leyenda de los volcanes del Valle de México. Durante el Imperio Azteca, Iztaccíhuatl y Popocatépetl, dos jóvenes separados por la guerra que prometieron pasar el resto de sus vidas juntos tras la batalla por la libertad de su pueblo. Él se fue a pelear sin sacarla a ella ella de su mente, sabiendo que a su regreso le estaría esperando para contraer matrimonio. Un rival celoso anunció la falsa muerte del joven a Iztaccíhuatl, que murió de pena al poco tiempo.

A su regreso, abatido por la noticia de la muerte de su amada, Popocatépetl mandó construir una tumba amontonando diez cerros para formar una montaña y decidió velarla eternamente con una antorcha en la mano. Con el paso del tiempo, y con la nieve cubriendo sus cuerpos, los amantes se convirtieron en dos grandes volcanes, que son absolutos protagonistas del Valle de México.

Los platos, uno a uno, siéntate…

Y después de esta bonita leyenda y de haberme puesto moñas, os cuento todo lo que comimos, vais a flipar.

Un aperitivo, que realmente no tengo muy claro qué era, pero estaba muy bueno

Primero, para ir abriendo apetito, guacamole con totopos de maíz de colores, aguacate molcajeteado con cilantro, tomate, cebolla y chile verde.

Lo más sorprendente, la cremosidad. A mí no me sale así, desde luego.

Después, queso ranchero con salsa taraumara, tradicional queso mexicano elaborado con chile jalapeño y zanahoria, condimentado con especias, frito y después servido en un mocajete caliente, bañado en salsa borracha.

La salsa borracha

Los principales son los reyes

Más. Tlayuda, untada con frijoles, manteca de torrezno y tasajo (carne seca), tomate, aguacate, queso Oaxaca y tiras de lechuga. Parece típico, pero créeme, que ese sabor no es nada típico.

A continuación, tlacoyos verdes. Estarás flipando con los nombres… Te cuento: guisan el gongo Huitlacoche, con flor de calabaza, maíz, cebolla y ajo para meterlo en un nopal fresco, que va asado a la plancha y decorado con crujientes tortillas y brotes de temporada. Me gustó muchísimo este plato.

También comimos esto que os voy a enseñar, pero fallo mío, se me olvidó apuntar qué era. Iba a saltármelo, pero es que además del pintón que tenía, estaba espectacular de bueno. ¿Típico taco de restaurante mexicano? Nada que ver, tienes que probarlo.

Después, y no, no es el último, pulpo frito de Puerto Progreso, un plato que recuerda a las tradicionales cantinas mexicanas, donde el pulpo, tras ser cocinado de su forma tradicional, se fríe a alta temperatura para obtener un crujiente perfecto y se acompaña de un pico de gallo tropical y su clásica salsa Kut. Hay otra leyenda que dice que un aprendiz de cocina metió el pulpo en la freídora por error y así nació esta maravilla de receta.

Por lo general yo no soy nada fan del pulpo, pero no sabes QUÉ PASADA

Por último (de los platos, que luego viene el postre), enchiladas poblanas. Las clásicas enchiladas no podían faltar. Son tortillas rellenas de pollo guisado, bañadas en una cremosa salsa de chile poblano.

Los cócteles tienen su protagonismo

En Iztac te proponen que marides los platos con cócteles. Los hacen de escándalo. Me han chivado que la piña colada está buenísima.

El que me conoce sabe que lo pruebo todo siempre. Sea de comida o de bebida, y no iba a irme de un mexicano sin probar la margarita. Me vuelve loca la virutilla del borde. ¿A quién más le pasa?

De postre, porque no podía faltar el postre, Trópico del Caribe, un bizcocho de plátano, mousse de crema de mango y mousse de maracuyá con palomitas de amaranto.

El servicio es buenísimo, a la altura de la carta y de la decoración del local. Un acierto seguro para una buena cena o comida cuando quieras salirte de la cocina tradicional española.

Precio: 45-50€/pp.

Iztac
Plaza de la República del Ecuador, 4.
Telf.: 910 090 235

Share This Article

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

No More Posts
* campo obligatorio
Al suscribirme, acepto que Sylvia Faris me envíe su newsletter.
Copied!