Input your search keywords and press "Enter".
junio 4, 2019

Escapada a Candeleda: El Refugio de Chilla

Me encanta salir de Madrid los fines de semana, y casi siempre tengo la duda de si prefiero ir a un buen hotel o a un buen restaurante, porque las escapadas a sitios perdidos entre ciudades no suelen incluir un buen hotel cerca de un buen restaurante. Miras y miras entre todas las opciones que tienes de excursión de finde hasta que encuentras Candeleda, y entonces lo decides: vas a Candeleda, porque hay muchas opciones de alojamiento y se come muy bien en varios restaurantes.

Candeleda es un municipio de la provincia de Ávila, en el valle del Tiétar, muy cerquita de la Vera, en Cáceres, que últimamente triunfa en Instagram. Puedes ver la Casa de las Flores, la Iglesia gótica de Nuestra Señora de la Asunción (si te gustan tanto las piedras como a mí), la Casa de la Judería, hacer senderismo por la Sierra de Gredos… Un finde rural en toda regla.

¿Dónde comer?

Si visitas esta web a menudo es porque tienes los mismos intereses que yo: acertar con tus elecciones gastro. Por eso, para tu visita a Candeleda te aconsejo El Refugio de Chilla, que se encuentra en el santuario Virgen de Chilla, una pequeña ermita de la Sierra de Gredos en un entorno natural espectacular.

En El Refugio de Chilla eligen las mejores materias primas y ponen todo el cariño y todo el esmero tanto en la preparación como en el emplatado. Iba con un hambre feroz sabiendo más o menos que querría carne y cuando abrí la carta colapsé del pintón que tenía todo.

Había mil opciones, tanto de mar como de campo como de todo un poco. Me llamaron mucho la atención la merluza de anzuelo, el cremoso de foie y ron con gelatina de Coca Cola y la carrillera guisada a fuego lento con peras al vino, pero nada de eso.

Al final pedimos para compartir carpaccio de solomillo, verduras braseadas y arroz ibérico de carrilleras de ternera (es que no lo puedo evitar, me pierde la carrillera). De segundo, chuletón de buey gallego y taco de ibérico al carbón con crema de zanahoria y jengibre. Me encanta el pescado, pero también sé dónde pedirlo y dónde puede que no sea la mejor opción.

¿Dónde dormir?

Ya sé que no suelo recomendaros alojamientos, pero no podía no recomendaros Quinta San Cayetano, porque es de las casas rurales hoteles más bonitas en las que he estado. Reúne todas las características de una casa rural (disponibilidad completa con obligatoriedad de alquilarla durante todo el fin de semana) junto con los lujos de un hotel de cinco estrellas. La construyeron Mía y Alberto con el objetivo de disfrutar del trocito de Sierra del que se habían enamorado, y cuando la acabaron se dieron cuenta de que no podían no compartirla con los demás.

Si queréis conocerla en detalle, no os perdáis su web aquí.

Share This Article
No More Posts
* campo obligatorio
Al suscribirme, acepto que Sylvia Faris me envíe su newsletter.
Copied!