Input your search keywords and press "Enter".
junio 7, 2013

Upper Club Il Salotto (Madrid)

Clarines y timbales porque hoy os traemos nuestro
último y mejor descubrimiento hasta la fecha, Upper Club Il Salotto, en
el barrio de Salamanca. Algunos lo conoceréis, seguro, pero posiblemente no habréis subido a conocer el Upper Club, un restaurante con una decoración desenfadada y sofisticada frecuentado por gente guapa y elegante de la zona. Es un afterwork con zona lounge, perfecto para últimas horas de la tarde, cena y primeras copas de la noche. 

Esta vez nos pusimos las botas. Fuimos tres, y como siempre, decidimos pedir todo para compartir y en raciones S  (conocidas en otros sitios como medias raciones) para poder así probar más
cosas y mantener la línea. Fue la decisión perfecta. Nos decantamos por Burrata al tartufo con gajos de tomate, Croquetas a la trufa con boletus, Pizza tartufona, Focaccia Il Saloto y Berenjenas a la parmigiana y de postre, Tarta de la casa y un Gintonic. 

Las Croquetas son redondas, del tamaño de una bola de ping pong.
La ración normal son cinco y la talla S son tres, y es una pena, porque
están escandalosamente buenas. Son cremosas y están muy bien empanadas y
fritas. Siempre hacemos hincapié en esto porque el empanado es una
parte muy importante del resultado final. 

La Burrata
al tartufo con gajos de tomate es un plato frío que se asemeja al típico
«mozzarela sobre rodajas de tomate», pero presentado de forma más
original y apetecible. No es que estuviera mala, es que comparada con
todo lo demás, se quedaba un poco abajo en el ranking de «lo mejor»,
pero estaba buena. Eso sí, llena mucho. 
La Pizza tartufona fue otra de las estrellas. Somos muy fans de la
trufa, es decir, que todo lo que sepa a trufa nos vuelve locos. Pequeñita, incluso no siendo de talla S, queso, tomate y crema de trufa blanca, masa fina pero esponjosa lo que contribuía a una mejor textura. Volveríamos mañana a comer más. Un 10.

La Focaccia Il Saloto sin
embargo, era más normal. Pan de pizza muy finito con aceite de hierbas,
pimienta y jamón de Parma, aunque no excesivamente salado. Estaba
buena, pero sabía un poco a bocadillo de jamón serrano. Se queda igual
de abajo en el ranking que la burrata, pero siguen siendo ambos un bien alto.

Las Berenjenas las hemos pedido con un poco de miedo pero con ganas de
probar cosas nuevas. Rodajas de berenjena con tomate frito y queso,
gratinadas. ¡Qué vamos a decir para no repetirnos, es que estaba todo
buenísimo! 

Finalmente, la Tarta Il Saloto. Oh, maravillosa tarta casera.
Bizcocho de chocolate con galleta empapada nadando en un mar de
chocolate con leche fundido. A primera vista parece dura, pero luego es una mousse. No pudimos evitar un «¡Oh!» de sorpresa cuando hundimos la cuchara en ella. No hay nada más que añadir. Id a probarla. Nosotros volveremos sin duda a averiguar la receta.
Nos gustó tanto el sitio, el servicio y la comida que decidimos tomarnos una copa para disfrutar un poco más del lugar. El gintonic estaba muy bueno. El toque original lo pone la bola de hielo del tamaño de una de bola grande de helado con un arándano y una frambuesa dentro, consiguiendo así el efecto de color en la copa. 
El servicio es rápido y está formado por dos italianos y un español. Cada mesa
tiene su propio llamador para facilitar la tarea a los camareros si
necesitamos algo. Pero no nos hizo falta, estuvieron siempre muy atentos y con una sonrisa en la cara. 
Y además… Cada miércoles hay música en directo, cuentan con una gran
carta de copas y cócteles, la buhardilla está decorada con una bonita
colección de fotos del boxeo de los años 50 y tienen jarra de agua.
¿Lo mejor? La Pizza tartufona y la tarta de chocolate. Es un trocito de Italia en
Madrid.
¿Lo peor? No hemos encontrado nada en la primera visita.
¿Volveremos? Sin duda, y además lo recomendaremos.
Precio: 25-30€/pp.
C/Velázquez, 61
915 77 27 10

 

Share This Article
No More Posts
[mc4wp_form id=""]