Input your search keywords and press "Enter".
enero 14, 2020

¿Un Oyster Bar en Majadahonda? Panorama

Ultimando las compras de Navidad, decidí ir a Majadahonda, porque es el paraíso del centro comercial y porque tenía ganas de visitar Panorama. Me habían hablado muy bien tanto de su tarta de queso como del ambiente. Mucha gente se pregunta por qué, dentro de una misma zona, hay restaurantes que triunfan y otros que no. En el caso de Panorama, creo que la combinación ganadora es una carta con precios variados, así como un abanico de opciones muy amplio.

Nos ofrecieron una mesita en una esquina de la terraza acristalada (desde la que se pueden ver los fantásticos coches que frecuentan el local) que me vino perfecta para hacer todas las fotos, porque la iluminación es ideal en esa parte del restaurante. Además tenían un camarero destinado a esas mesas, así que la atención fue exquisita.

Todo para compartir, como siempre, decidimos salir rodando (en realidad no, pero siempre acabo a reventar). Primero unas croquetas de Amparo. Me fascinó la presentación: en un plato con cavidades simulando ser las perlas de las ostras. Maravilla. La textura sensacional, como nos gusta a todos una buena croqueta: melosa. De sabor muy buenas también. Son de jamón. Una ración más que suficiente para compartir entre 2 o incluso 4.

Después, hot dog criollo con salsa tártara de mostaza verde. Es de los platos que más me gustó. El pan del hot dog es súper dulzón y hace un contraste brutal con la butifarra. Complicado de comer, eso sí, así que nada recomendable para una primera cita, que nos conocemos.

A continuación, una burrata aliñada con mostaza y miel. El plato más flojo, pero muy bueno también. Lleva escarola – amarga – y frambuesas – dulces -, así que es un plato lleno de contrastes que se fusionan en la cremosidad de la burrata.

Finalmente, entraña de wagyu con chimichurri. Aquí hay un punto que me llama la atención, y es que si es verdaderamente wagyu, 20€ por una pieza que debe pesar en torno a medio kilo me resulta francamente barato, teniendo en cuenta que el precio por kilo puede rondar entre 100 y 500€.

Para los que no lo sepáis, el wagyu, es una de las carnes más caras del mundo (si no la más), porque proviene de unas vacas japonesas, de la zona de Kobe, a las que masajean diariamente, beben cerveza o vino y escuchan música clásica. Vamos, que viven mejor que tú. Es broma, sólo son leyendas, pero son unas vacas que no han tomado antibióticos y pastan en los mejores prados del mundo. Para poder identificarla como carne auténtica de wagyu, porque también se cría en España (pero nada que ver), tiene que ser de la variante Tajima de la raza negra japonesa, tener procedencia de Hyogo, linaje puro y haber sido sacrificado en un matadero certificado de esa región, y luego un índice de marmoleado (grasa infiltrada) específico. Básicamente, que si no ha crecido y se ha sacrificado en Japón no es wagyu.

En fin, todo esto para que lo sepáis, pero que la entraña en Panorama estaba francamente buena. Fuera wagyu o no. Y por 20€.

De postre, tarta de queso. Sensacional. Preparada individualmente para cada persona que la pide. Al horno, esponjosa, contundente y sin siropes que la estropeen. Un must sin duda.

Precio: 40-50€/pp.

Panorama Oyster Bar
C/ Moreras, 42, Majadahonda
Telf.: +34 916 226 722

Share This Article
No More Posts
* campo obligatorio
Al suscribirme, acepto que Sylvia Faris me envíe su newsletter.
Copied!